martes, 15 de junio de 2010

La fabula del Puercoespin



Gracias Lia !!!!


La fábula del puerco espín

Durante la Edad de Hielo, muchos animales murieron a causa del frío.

Los puercoespín dándose cuenta de la situación, decidieron unirse en grupos. De esa manera se  abrigarían y protegerían entre sí, pero las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, los que justo ofrecían más calor. Por lo tanto decidieron alejarse unos de otros y empezaron a morir congelados.

Así que tuvieron que hacer una elección, o aceptaban las espinas de sus compañeros o  desaparecían de la Tierra. Con sabiduría, decidieron volver a estar juntos. De esa forma aprendieron a convivir con las pequeñas heridas que la relación con una persona muy cercana puede ocasionar, ya que lo más importante es el calor del otro.

De esa forma pudieron sobrevivir.



Moraleja 
La mejor relación no es aquella que une a personas perfectas, sino aquella en que cada individuo aprende a vivir con  los defectos de los demás y  admirar sus cualidades. 





TintaRoja
Junio 2010

26 comentarios:

  1. La moraleja es la definición de la amistad o del éxito de la pareja. Por cierto la imagen es genial, parece de juguete.

    Abrazos varios

    ResponderEliminar
  2. Sin dudas Canoso el exito de una relación sea cual fuere esta en aceptar tal y como es al otro aunque muchas veces nos lastime.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Pues me sumo a esa enseñanza que deberíamos de practicar en todos los ámbitos de nuestra vida.

    Gracias TR.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Querido TR, sólo me queda aplaudir tu moraleja, plas, pla, plas. Un fuerte abrazo. Uru.

    ResponderEliminar
  5. TR!!!!!!!quisiera tener una mascota así de chiquita,me mata esa foto!!!!!!es un solcito!!!!!!,la carita,las patitas,todo...... todo....me ha enamorado de este animalito tan tierno!!!!

    Gracias por la historia!!!!
    Ambar...

    ResponderEliminar
  6. Hola Arwen, realmente estamos faltos de entrenamiento en cuestiones del buen convivir.
    Un beso

    ResponderEliminar
  7. Uruguayita que bueno que estes, gracias por pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Gracias a vos Ambar por pasar y estar.
    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Claro que si Jesus es una verdad.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  10. Hermoso aprendizaje. Concido con Canoso, qué monada de animalillo! Un besito!!

    ResponderEliminar
  11. ...sin lugar a dudas¡...tenemos que "aprender a vivir con los defectos de los demás y admirar sus cualidades".
    Fabulosa moraleja digna de ser leida por grandes y chicos y aprendez de ella. Saludos

    ResponderEliminar
  12. De lujo la fábula TR. Algún día lograremos pincharnos tranquilamente.

    Blogsaludos

    ResponderEliminar
  13. Extraordinaria fabula asi como la bella y tierna ilustración, la moraleja perfecta, se trata de vivir y acepartonos, tal cual somos incluso con nuestras imperfecciones. Un fuerte abrazo mi querido amigo

    ResponderEliminar
  14. Pero en el fondo de esas espinas encontramos un amor de animalito, que ricura. La moraleja es una verdad como un templo y ensalza el esfuerzo de mantener la amistad o el amor.
    Besitos sin pinchar.

    ResponderEliminar
  15. ¡Wow!!!excelente!ahora va mi beso de amistad, de orilla a orilla

    ResponderEliminar
  16. Gracias Málaga por pasar, el animalito es una preciosura verdad.
    Un beso

    ResponderEliminar
  17. xTo, gracias por pasar .
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. ANRAFERA, nos falta tanto todavia de aprender de los animales, a veces me pregunto quien es mas animal.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hola Adivin, pincharnos sin dolor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. RC, no hay otra forma de vivir en armonia con los demas.
    Un beso

    ResponderEliminar
  21. Mantener la amistad por sobre todo y aceptar lo distinto del otro.
    Un beso doble Gemelas.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Fiaris otro beso para vos.

    ResponderEliminar
  23. Gracias Marita por pasar.
    Un beso

    ResponderEliminar

El dia que me toque partir lo hare con una sonrisa, satisfecho de haber vivido.